Placer olfativo: descubrir nuevas fragancias

por Regia

Se dice que los perfumes tienen corazón, cabeza y alma, de manera que no es extraño que el poeta Rubén Darío afirmase que, además, hablan. Es importante elegir bien el aroma con el que se va a vestir la piel tanto durante el día como por la noche.

Notas únicas

Existe un circuito minoritario y exquisito de narices-artesanos-alquimistas que trabajan con la elaboración de fórmulas en exclusiva que requieren una profunda motivación por parte del perfumero para crear los perfumes “nicho”.

Los perfumes “nicho” son una respuesta a la estandarización de los aromas, a la expansión de las grandes marcas que ha dado lugar a una gran uniformidad de olores.

Se trata de productos de marcas minoritarias o aromas creados a medida para clientes con olfato muy desarrollado que buscan el capricho aromático, perfumes exclusivos que constituyen lo que podría llamarse la alta costura de la perfumería.

La perfumería nicho nos da la oportunidad de experimentar esa diferenciación a través de unas fragancias que, sin ser mucho más caras que las marcas de lujo, nos garantizan calidad y un toque de distinción.

Muchos perfumes… pero sólo uno es el tuyo

Realza la personalidad, transmite emociones, seduce… el perfume es un arma muy poderosa, pero hay que saber escoger el adecuado. Nuestros consejos te ayudarán a la elección.

Los perfumistas aseguran que nueve de cada diez mujeres dudan a la hora de comprar un perfume.

Normal, si tenemos en cuenta la gran variedad de fragancias que hay en el mercado y que la elección depende de tu estado de ánimo, del momento y de lo que pretendas conseguir. Existen fragancias con un toque oriental, con olor a incienso, a sándalo, de aromas más dulces y florales.

La tradición perfumista distingue cuatro tipos de olores para los perfumes y colonias:

Los Verdes son frescos y ligeros, ideales para personas deportivas con espíritu optimista. En su composición participan frutos cítricos o hespérides como limón, naranja, mandarina o pomelo, junto con melón, frambuesas, fresas o kiwi. Éstos se mezclan frecuentemente con flores como azahar, jazmín nardo, ylang-ylang y jacinto. Acentúa su ligereza y frescura naturales.

Los llamados Chipres se caracterizan por una sutil sensualidad no invasora, poco penetrante, pero envolvente. En su composición se mezclan maderas, ámbar, especias y notas de flores.

Los olores Florales son, sobre todo, románticos. Cuando están destilados a base de pétalos blancos se ajustan muy bien a la luz intensa y el calor del verano, pues son una bocanada de frescor cuando las temperaturas están altas. Para el invierno van más los que incorporan flores de olor dulce. Unos y otros sugieren ternura, franqueza, suavidad y resultan idóneos para las mujeres muy femeninas, serenas y con un estilo de seducción poco agresivo. Adoptan la textura de perfume en su versión más penetrante.

Las fragancias Orientales se nutren de jengibre, aceites, pachulí, almizcle, sándalo, jazmín, nardo, cedro, menta, bergamota, ámbar, rosas, roble… Tanto en perfume como el eau de toilette se mantienen persistentes y tenaces, por lo que son perfectos para las mujeres sensuales y seductoras.

Los olores que hablan

Flores y frutas son, casi siempre, el alma de un perfume, pues su composición es rica en unas y otras. Todas ellas mandan mensajes subconscientes a quien las huele y generan curiosas y evocadoras sensaciones a aquel que se viste de ellas.

El jazmín es la flor más utilizada para fabricar perfumes. Refleja sentimientos de equilibrio psíquico y amabilidad, refinamiento, feminidad y dulce sensualidad.

La rosa, otra reina de los perfumes, desprende ternura e imágenes de primavera. Está asociada al amor, la felicidad, la virtud, la virginidad y, al mismo tiempo, el pecado y el misterio.

El jacinto es símbolo del optimismo y de la afectividad. Se identifica con la intuición.

La lavanda ofrece la fragancia más dinámica. Resulta muy adecuada para las personas vitales, deportistas, soñadoras, seguras del futuro.

El lirio aparece como símbolo de la pureza. Su aroma es fuerte y dulce, transfiriendo semejantes rasgos en quien exhala este olor. Además sugiere romanticismo, elegancia, refinamiento y clasicismo.

El musgo provoca melancolía y tendencia a recordar. Se asocia a las personas de espíritu conservador y nostálgico. Es por ello, sumamente sugerente y reaviva sentimientos de ternura.

 

(Extracto del artículo publicado por Francina Ramonet en la Revista Regia Verano 2018)

0 comentario
0

You may also like

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.