Entrevista a Rosendo Mateu, Maître Parfumeur

por Regia

“Lo que me impulsa es el deseo de seguir haciendo mi trabajo, no puedo ni quiero dejar de crear perfumes. Es un oficio que sigue enseñándome cada día cosas nuevas. El perfumista ya no elabora el perfume en solitario, eligiendo incluso el frasco, como hizo Guerlain en el siglo XIX. La diferencia entre un producto artesanal y el industrial son los elementos y las calidades del producto. En nuestra empresa PRFM Olfactive Expressions, todo está hecho a mano, todo es individual”

Me llamo Rosendo Mateu y nací en Arenys de Mar. Mi familia se trasladó a Barcelona y estudié en los Salesianos. A los 15 años tuve la oportunidad de trabajar en la empresa de Perfumería Puig que ya era una gran empresa en España. Empecé como aprendiz tal como se hacía antes, con distintos trabajos en administración. Al mismo tiempo seguí estudios de Dibujo Publicitario que era un tema que me interesaba.

Más tarde me aconsejaron que me formara para introducirme en el sector más técnico e industrial. Empecé entonces, por las noches, los cursos de Ingeniería Técnica Química. A partir de este momento mi trabajo fue en el Laboratorio. Allí trabajé en control analítico y en investigación cosmética, un trabajo que me interesó mucho. Me gustaba la elaboración de cremas, emulsiones geles de baño y su perfumado…

¿Cuando se dio cuenta de que su olfato era excepcional?

Cuando trabajaba en el departamentos de Investigación Cosmética observaron que tenía capacidad y talento para utilizar el olfato como instrumento de trabajo… aunque en realidad, más que tener un buen olfato lo más importante es tener interés en los olores, fijarlos en la memoria, describirlos y pensar en utilizarlos en la cantidad necesaria. Me ofrecieron la opción de trabajar en las fragancias y acepté encantado.

El perfumista aprende a fondo todos los elementos e ingredientes que conforman una fragancia. Aprende y estudia centenares de combinaciones posibles entre dos, tres, cuatro, cinco o más ingredientes (Acordes básicos). Aprende y compone los esquemas clásicos y a partir de toda esta base y conocimiento dedica sus esfuerzos en desarrollar su creatividad con nuevas fragancias.

Tuve la suerte y la oportunidad de conseguir una magnífica formación en todos los aspectos delperfume, también el industrial. Y de conocer y aprender de perfumistas de distintos países como Marcel Carles en “Givaudan”, Grasse (Francia), Arturo Jordi Pey en “Firmenich”, Ginebra (Suiza) y Max Gavary en “I.F.F.”, Paris.

Fueron cinco años de formación excepcional en los que ya empecé a desarrollar fragancias para marcas importantes, incluso alguna internacional. La colaboración con perfumistas externos de todos los países fue muy buena, fueron colegas de los que aprendí muchas cosas nuevas. Y mi trabajo fue evolucionando.

¿En una empresa importante la creación de un perfume se hace libremente o viene condicionada por la comercialidad?

Siempre he tenido una relación muy buena con los distintos equipos de marketing que han ido sucediéndose durante las más de cuatro décadas que he trabajado en la empresa Puig.

La creación de un perfume es un trabajo de equipo. En una empresa dedicada a la creación, elaboración, producción y venta de una fragancia, es el Departamento de Marketing quien decide a que público se dirige, y las características del producto que creen adecuadas para la misma.

El perfumista interpreta estas directrices seleccionando y combinando los ingredientes para que se adapten a este “briefing” que puede incluso evolucionar. Piense que es un proceso largo que dura de dos a tres años, o incluso más.

Así es como se va desarrollando todo el proyecto, desde el perfume al frasco, grafismo, publicidad todo lo que presupone el lanzamiento. El perfume es un elemento esencial, pero tiene que ir siguiendo mano a mano con los interlocutores de marketing, que coordinan todas las facetas del proyecto. Ahora ya no es el perfumista en solitario quien elabora el perfume, eligiendo incluso el frasco que mejor le convenía, como hizo Guerlain en el siglo XIX y principios del XX.

¿Qué le impulsa a iniciar un proyecto más personal y singular?

En realidad lo que me mueve es el deseo de seguir haciendo mi trabajo, no puedo ni quiero dejar de crear perfumes. Es un oficio que sigue enseñándome cada día cosas nuevas.

Además en esta etapa tengo la suerte de poder contar con mi hijo Juan que me apoya y ayuda. Este es un proyecto inmediato y de futuro que me da la oportunidad de poder introducirle y formarle en el mundo de la perfumería.

En julio de 2014, decidimos crear una pequeña empresa definida en cuatro apartados. Creación, Formación, Consulting y Producto. La empresa se llama PRFM (perfume sin las vocales) Olfactive Expressions y enseguida empezamos a desarrollar perfumes propios.

¿Estos perfumes entran en lo que se llama perfumes nicho?

Personalmente a mí la palabra no me gusta mucho. Son fragancias alternativas distintas a la perfumería industrial. Se trata de un sector que últimamente está creciendo y llamando la atención de más gente. Son perfumes artesanales que se diferencian de los perfumes industriales principalmente al tratarse de tiradas pequeñas. En realidad cuando una fragancia de este tipo es muy conocida ya deja de ser un perfume alternativo.

En nuestro caso el objetivo de nuestra empresa es que funcione bien pero a niveles pequeños y en puntos de venta muy especializados para un consumidor muy exigente que busca la exclusividad.

¿Cómo trabaja PRFM Olfactive Expressions para elaborar sus productos?

Tengo un pequeño laboratorio en casa y también un soporte externo. Una empresa con la que colaboro y que tienen todos los elementos imprescindibles para la creación. Es decir: ingredientes, selección de calidades y control de las mismas. También el tema legislativo y de seguridad. Carbonnel es una empresa familiar de tercera generación con gran experiencia en esencias naturales y en perfumería.

El tema de envasado y acondicionamiento lo trabajamos con una empresa en Teià – Ainea . Elaboración muy artesanal y cuidadosa. Estamos hablando de una producción, para cada perfume, de unas 250 unidades. Lo que convierte a mis perfumes en muy exclusivos.

Otro colaborador esencial en el diseño ha sido Luís Blanc, que ha hecho un magnífico diseño, de estilo clásico y muy elegante. El fabricante de vidrio (Alglass) disponía de un molde que no había utilizado anteriormente, el frasco por tanto es exclusivo para nuestra marca.

El tapón ha sido otra gran maravilla porque para una producción de pocas unidades no era posible obtener el tapón dorado y pesado que deseábamos, pero al final conseguimos uno de gran nivel, en forma de rombo, que hemos podido incorporar.

Las fotografías también son de un colaborador externo y conocido internacionalmente, Xavier Torres. Todo el proyecto ha sido posible gracias a lo que yo llamo “mi entorno” que ha convertido en realidad, de forma muy coherente nuestro proyecto después de dos años de trabajo.

Hábleme de los perfumes de su marca.

Son cuatro perfumes y están numerados. Cada frasco lleva su número 1, 2, 3 y 4 y son apropiados tanto para hombre como para mujer.

El número 1 se compone principalmente de Bergamota, Hoja de Té y Madera de Sándalo. Su fragancia es muy fresca, mediterránea y atractiva a la vez que persistente. El número 2 combina el frescor natural de las notas agrestes – florales con la calidez, confort y sensualidad. Los ingredientes principales son Lavanda Especies, Madera, Heno y el adictivo olor a chocolate. En el número 3 destacan las notas de
Neroli, Iris y Almizcle o Musc blanco. Es una fragancia elegante en la que se evocan acentos florales femeninos de iris y masculinos de madera – cuero en una atractiva combinación. El número 4 tiene como ingredientes principales el Azafrán, madera de Oud y Vainilla. Es un perfume exótico que acaricia la piel, a la vez que es intenso y muy persistente.

Esta primera colección es de estilo muy clásico y está expresamente formulada para complacer indistintamente a hombres y mujeres. Son perfumes muy exclusivos, diferentes entre si. Cada uno intenta satisfacer a determinado gusto desde el frescor cítrico a la nota oriental.

¿Dónde se venden?

La vocación es venderlos internacionalmente en puntos muy exclusivos. De momento, en este segundo año desde la creación de la empresa, nos dedicaremos al lanzamiento del producto.

En las pasadas Navidades los presentamos en Barcelona y Sant Cugat en las Perfumerías Regia que los tienen en exclusiva en Barcelona.

Ahora tendremos puntos de venta puntuales en San Sebastián, Vitoria y Pamplona. Seguiremos con Madrid y el resto de España. También tenemos contactos en distintos países para su venta en ciudades representativas internacionales.

La idea es crecer poco a poco, para conservar las características de los perfumes artesanales: Su exclusividad y la singularidad que el cliente desea para una elección tan personal como es la fragancia que le distingue.

 

[Entrevista publicada en la Revista Regia nº263, Primavera 2016, realizada por Mª Assumpció Batlle]

0 comentario
0

You may also like

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.