Perfumería, perfumes y perfumistas (I)

por Regia
Perfumería, perfumes y perfumistas (I)

La perfumería es a la vez un arte, una técnica, una ciencia, una importante industria y también un sector comercial en todo el mundo.

Un arte, su creación; una técnica imprescindible en todo trabajo creativo, desde una milenaria y rica historia de rituales y técnicas asociadas a la alquimia que hoy en día nos encontramos en una importante industria basada en la química orgánica fina que estudia los ingredientes naturales y que, desde finales del siglo XIX, ha ido descubriendo y creando componentes presentes o no en la naturaleza, ampliando así la paleta del perfumista.

Las aplicaciones del perfume se han difundido enormemente en productos de gran consumo, higiene, cosmética, hasta la perfumería alcohólica a diferentes niveles, y han llegado a las más exclusivas fragancias de ediciones más limitadas. Esta sería la industria de la elaboración de productos de perfumería que, al mismo tiempo, se ocupa del desarrollo de proyectos de perfumería para diseñadores de moda, celebrities y diferentes marcas.

Hoy existen grandes cadenas de distribución internacional de perfumes, grandes almacenes con importantes departamentos de perfumería, y también perfumerías mucho más especializadas donde encontramos el perfumista experto que apoyará y aconsejará los consumidores más exigentes.

Perfumista es tanto lo que crea una fragancia, el experto en su elaboración y aplicación, como el experto conocedor que vende las fragancias.

Un poco de historia

Antiguas civilizaciones utilizaban resinas, maderas y plantas aromáticas en rituales y cultos a divinidades, quemando estas materias, dando lugar a la palabra perfume ( “a través del humo”).

Civilizaciones más avanzadas, Egipto, Grecia, Roma, comienzan a utilizar fragancias, ungüentos, pomadas, vinagres perfumados para el cuidado corporal, para aumentar el atractivo mediante el olor y para ambientación de fiestas y celebraciones.

En la Edad Media, se utilizaban plantas aromáticas como protección de epidemias y de plagas; de Oriente, llegaban nuevas materias, y técnicas desde China. Los árabes descubren el alcohol etílico y el alambique para destilar lar esencias de flores y plantas, como la destacable esencia de rosa.

Al renacimiento, concretamente en Italia, la influencia los Medici y de su mecenazgo en artes y cultura acrecientan la importancia del perfume. Caterina de Medici lleva consigo su propio perfumista en entrar en la corte de Francia como esposa de Enrique II.

A finales del siglo XVIII, en el norte de Italia, se comercializan las aguas de colonia. Es esta ciudad la que da denominación a un producto que sigue siendo, después de más de 200 años, un gran estilo clásico con su nota cítrica, fresca, confortable, tonificante, y sin duda con propiedades aromaterápicas.

Dentro de este estilo, destacan marcas clásicas tales como 4711, Jean Marie Farina o Imperiale de Guerlain.

Es una nota que, además, se utiliza actualmente como salida en muchas fragancias masculinas y también femeninas por sus características de frescura tonificante y energética.

 

[Artículo publicado en la Revista Regia y dividido en tres partes, escrito por Rosendo Mateu]

0 comentario
0

You may also like

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.